sábado, 13 de marzo de 2010

LA BATALLA DEL ARMAGEDÓN YA PASÓ

LA BATALLA DEL ARMAGEDÓN YA PASÓ
Por:
Lic. Lennys G. Tejada Betancourt

La pasada semana fue denominada SEMANA DEL ARMAGEDÓN en un famosísimo canal de televisión. Es un canal de muy alto rating que presenta adelantados estudios científicos e interesantes y variados documentales. Dedicaron una semana al Armagedón y muchos en mi entorno me preguntaban: ¿Qué es la Batalla del Armagedón?

En la Biblia, específicamente en el libro del Apocalipsis, se afirma que al final de los tiempos habrá un gigantesco combate en el que todos los malos serán exterminados y se salvarán únicamente los buenos. Textualmente dice: “Y los espíritus demoníacos fueron a buscar a los reyes de todo el mundo para convocarlos a la gran batalla del Gran Día del Dios Todopoderoso. Los convocaron en el lugar llamado en hebreo Armagedón” (Ap 16, 16).

El término armagedón está compuesto por dos palabras: ar (que significa “monte”) y magedón (nombre de la famosa ciudad de Meguido). Queda claro que está batalla tendría lugar en la Montaña de Meguido. Meguido fue en la historia de Israel una ciudad estratégica, ya que, era el camino obligado por donde pasaban los ejércitos y las caravanas de comerciantes que viajaban desde el Sur (Egipto) hacia el Norte (Mesopotamia y Damásco). Era la ruta internacional que unía a África con Medio Oriente.

En ese lugar el pueblo de Israel libró doce batallas y cada una cambió el rumbo de su historia. Por eso, el autor del Apocalipsis quiso expresar simbólicamente que el Armagedón sería una batalla decisiva que transformaría para siempre la historia de la humanidad.

Solo en otros dos pasajes bíblicos se vuelve a mencionar esta batalla. En ellos se específica quiénes saldrán vencedores, cómo se librará y con qué instrumento se ganará. Por lo que estos pasajes atestiguan queda bien claro que tal batalla fue encabezada por el mismo Jesucristo “en compañía de los suyos, los elegidos y los fieles” (Ap 17, 14), es decir junto a los cristianos. En la Biblia esta batalla no aparece relatada. Solamente dice que el jinete (Jesucristo) derrota a los dos jefes principales de la coalición enemiga: la Bestia, que era el Imperio Romano (Ver Ap 13) y el Falso Profeta, que era la religión pagana de Roma. Y la victoria se consiguió con “la espada que sale de la boca del jinete” que simboliza la Palabra de Dios.

Es decir, la Batalla del Armagedón fue esa batalla que, con su muerte y Resurrección, Jesucristo, junto a los cristianos, libró en contra del Imperio Romano y la religión pagana utilizando como única arma la misma Palabra de Dios y, que cambió el rumbo de la historia. Pedir otra intervención de Dios en el mundo para poner orden, es pensar que la salvación de Cristo no ha servido para nada.

                                                                 El autor es filósofo,
Dir. del Curso de Ciencias Religiosas