martes, 16 de marzo de 2010

NI PROFETA NI SANTO: NOSTRADAMUS

NI PROFETA NI SANTO: NOSTRADAMUS

QUE DESCANSE EN PAZ

Padre Wilfredo Martínez


Su nombre verdadero era Michel (Miguel) de Nostre-Dame. Nació el 14 de diciembre de 1503 en la ciudad Saint-Rémy de Provence, Francia, y murió en Salon el 2 de julio de 1566 a la edad de 63 años. Era descendiente de una familia judía de la que habían surgido varios médicos. “Uno de sus abuelos fue su primer maestro, estudiando luego en Aviñón y en la Escuela de Medicina de Montpellier, de donde hubo de salir a causa de la peste que asolaba la población (1525-29),” (“Enciclopedia Universal Ilustrada”, tomo 38, Espasa Calpe, S.A., Madrid) ejerciendo la medicina en Narbona, Toulouse y Burdeos sin tener todavía el título, el cual obtuvo luego en la ciudad de Montpellier.

Contrajo matrimonio y tuvo dos hijos que más tarde y a muy temprana edad perdió, así también como a su esposa. El impacto negativo y frustrante de estos acontecimientos lo motivó a hacer un largo viaje que duró más de diez años. Hay quienes piensan que este hecho pudo haber marcado su manera de ver la vida.

En 1544 volvió a contraer nupcias con una joven de muy buena posición económica en la urbe de Salon, donde estableció definitivamente su residencia. Llamado un año más tarde por las autoridades de Aix y de Lyón para combatir otra epidemia que había surgido, se encerró de nuevo en Salon por la envidia y ataques de sus colegas, dedicándose a escribir libros sobre medicina. Fue en este período cuando creyó haber descubierto el “don” de adivinar el futuro de las personas y del mundo.

En 1555 publicó en Lyón la primera edición de su libro “Almanaque”, escrito en verso y usando un estilo bastante enigmático y confuso, de manera que está sujeto a múltiples interpretaciones. Hay que señalar que sus escritos referidos al futuro casi siempre están conectados con epidemias, terremotos, guerras, y muerte de reyes o de grandes hombres. Lo que refleja una visión fatalista de la vida por su parte.

Da la impresión que las experiencias negativas en su vida son reflejadas en aquellos escritos. Predijo una gran catástrofe provocada por el rey de los mongoles para el año 1999 más 7 meses, cosa que nunca pasó. Señaló también el fin del mundo para el año 3797 (Cfr., Manuel Guerra, “Diccionario Enciclopédico de las Sectas”, segunda edición, BAC, Madrid, 1999). “Atribuía origen divino... a las profecías «Centuries astrologiques» («Centurias astrológicas»), aunque admitía que el método usado para obtenerlas estaba condenado en la Biblia” (Ibid.).

A pesar de los honores concedidos a él por la princesa Margarita y Carlos IX, en su patria fue considerado “como un impostor y un charlatán...” (Op. cit., “Enciclopedia Universal Ilustrada”, p. 1195). Nostradamus enseñaba y practicaba la pseudo (=falsa) ciencia de la astrología, la cual no es más que una creencia en el supuesto “influjo de los astros en la vida de los hombres así como el saber encaminado a predecir el porvenir partiendo de la posición de los astros en el firmamento en un momento determinado” (Op. cit., Manuel Guerra). Practicaba también la magia, el ocultismo y la alquimia.

El autor es sacerdote y Director de Radio Luz 93.7 FM y