sábado, 7 de julio de 2012

En la Aflixión Dios es nuestro Amparo


En la Aflixión  Dios es nuestro Amparo
No sabemos exactamente el porque de muchas cosas que nos pasan y que les pasan  a los demás; un bebe que muere, el  esposo que mata a su esposa e hijos, el terremoto que fulmina a buenos y malos etc. Cuando pasan estas cosas siempre nos preguntamos ¿Por qué  ocurre esto?, pues la respuesta solo  la tiene Dios.
“Dios dispone todas las cosas para bien de los que le aman” (Rom.8, 28) al leer esta cita bíblica sentimos fortaleza en medio de las tribulaciones que nos adversan puesto que en la palabra de Dios  encontramos consuelo y confianza.

Cada uno de nosotros en algún momento ha pasado por tribulaciones tan fuertes que se ha preguntado  ¿dónde esta Dios? O ¿será que ya Dios no me escucha? Suele ser tanta la Aflixión que no razonamos en que Dios siempre nos acompaña, que en cada momento el esta ahí, sin dejarnos caer, sin apartarse de nuestro lado, por que  Dios es fiel. Sigamos profesando nuestra esperanza  sin que nada me pueda conmover, ya que es digno  de confianza aquel que se comprometió. (Hebreos 10, 23).

Dios no sabe fallar por el es el Todo Poderoso, sus promesas ha pasado de generación en generación sin dejar de cumplirse a tal grado que leer la biblia es como estar leyendo el periódico de la semana referente a la actualidad de las cosas, parece como si fuera escrita en nuestra era, pero sucede que Dios no es hombre para mentir (números 23, 19)
Una de las personas que vivió las tribulaciones de la vida y de un pueblo que camino con el fue Moisés, quien fuera enviado como libertador de un pueblo. 

La misión de Moisés no era nada fácil, liberar un pueblo que era la mano de obra de Faraón, es decir el soporte de una ciudad, pero Dios que le encomendaría tal misión no lo dejaría solo, es una las grandezas de Dios, nos envía a las misiones pero siempre va a nuestro lado.
Las primeras dificultades de Moisés (Ex. 5, 10…) Faraón empezó a castigar el pueblo de una manera cruel, las cargas eran mas pesadas cada día, mas trabajos y menos atenciones para el pueblo esclavo era lo que conseguían, hasta que el Señor habla con Moisés y le dice que le anuncie las  plagas. El período de las plagas fue de muchas  pruebas para Moisés y sus seguidores pues a pesar de estas manifestaciones que eran anormales para esta y cualquier época, el Faraón seguía negado dejar en libertad el pueblo.

En el capitulo 14 del éxodo encontramos la persecución mas fuerte de la misión encomendada a Moisés, es perseguido por el ejercito de Faraón. Pero, ¿Cuál es era actitud del pueblo? ¿Cuál era la actitud de Moisés mientras todo esto ocurría?
El pueblo se quejaba por que veían a su enemigo correr detrás de ellos, pero Moisés se mantenía en continua comunicación con Dios, obedeciendo y ejecutando cada mandato del Señor, siendo fiel, entregado, sobre todo obediente, por esto nunca le falto el auxilio del Rey de soberano denotando actos curiosos e impresionantes en la vida de fe.
Moisés saco este pueblo hacia delante sin tener humanamente la condiciones posibles para hacerlo, era un hombre tartamudo, se enfrento a un ejercito que poseía armas y hombre fuertes para la batalla, mientras que él lo único que tenia era un bastón, pero en Moisés habitaba Dios y el bastón que coloco en sus manos era signo de que Dios era quien lo había enviado este  representada la seguridad y firmeza de Dios, su apoyo.

Ex 14, 30-31 Aquel día Dios libero a Israel del poder de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos en la orilla del mar. Israel vio los prodigios que Dios había obrado contra Egipto y el pueblo temió a Dios. Creyó en Dios y en Moisés su siervo.
Al compartir estas notas sobre el siervo de Dios, Moisés entendemos que en medio de las tribulaciones el Señor esta presente, pues notamos como no abandono a este pueblo que era su elegido.

Muchas veces nosotros creemos que Dios nos abandona o que se olvida de nosotros porque no le vemos obrar en el momento que lo deseamos, pero es que Dios obra cuando El entiendo es el momento perfecto, pues solamente Dios en su infinito amor y sabiduría puede darnos las cosas que pedimos, no solo cuando la queramos sino cuando sea pertinente.

Un Hombre fue a visitar un sabio
Le dijo el sabio al hombre después de haberle atendido en su petición: por haber venido hasta aquí te voy a dar un regalo.
Fue hasta su cueva y le dio una manta con algo envuelto; le dijo aquí tiene son naranjas…

-que bueno dijo el hombre así me las comeré por el camino..
-el sabio sonrió y dio ábrelas
-el hombre la abrió y lo que encontró lo alarmo, solo habían tres semillas de naranja
Dijo alarmado, ¡pero si aquí lo que hay son tres semillas de naranjas!
-el sabio dijo llega a tu casa, siembra las semillas, cuídalas y tendrás naranjas

Nota:
Muchas veces nosotros queremos que las cosas sean al momento que nosotros queremos que pasen pero no sabemos que en tiempo nuestro no es el de Dios, el Señor calcula, medita y nos da la mejor de las bendiciones para nosotros por que El nos ama con Amor eterno, si hoy la vida te las semillitas de la naranja no te desesperes tómalas, siémbralas y espera pacientemente hasta que crezca y pueda entonces cosechar los frutos que esta dará, que por lógica sabremos que no será una sola sino muchas mas de las que haz esperado

Por Humberto Fernández

No hay comentarios: