domingo, 6 de octubre de 2013

La Fe no tiene que ser grande, Sino Verdadera

La Fe no tiene que ser grande, Sino Verdadera
Humberto Fernandez

El evangelio de San Lucas capitulo 17, 5-10. nos narrara un maravilloso episodio que va mas allá de las cosas cotidianas que entendemos los Cristianos en la actualidad. 
Pues nosotros estamos acostumbrados a pedir "Aumento de fe" siempre pedimos a Dios que nos aumente la fe, buscando con el aumento de la misma, las cosas se faciliten, que el milagro sea mas grande o portentoso Etc.

Les propongo que analicemos el pasaje bíblico juntos y reflexiones sobre el mismo, tras haberlo comentado en el programa Sanando Corazones y en la Asamblea Antorcha de Cristo quiero también compartirlo por este medio.

Lectura del santo evangelio según san Mateo 7, 7-11
En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor:- «Auméntanos la fe.»
El Señor contestó: - «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a ese árbol  "Arráncate de raíz y plántate en el mar."
Y os obedecería.
Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: "En seguida, ven y ponte a la mesa"? ¿No le diréis: "Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú"? ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: "Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer. " »
Palabra del Señor.
Vemos como en estas palabra del Sr. Jesús nos aclara una situación que aun en la actualidad sigue siendo un poco confusa, se trata de la expresión "Aumentanos la fe" para los discípulos en ese momento la fe que ellos estaban manejando (conociendo, aplicando) se veía pequeña porque estaban pidiendo un aumento de la misma al Maestro, cosa que no estaba mal porque a mayor fe, mayores bendiciones.
Siendo asi que el Señor les explica a los discípulos que no era necesaria la fe inmensa (grande) puesto que compara el tamaño necesario de la fe con un granito de mostaza que es una de las semillas mas diminutas que se conocen, sin embargo todos conocemos que esa semilla se puede convertir en un fuerte árbol mas tarde.
Jesús les recuerda que si ponen su poquito fe en Dios y piden lo que desean lo conseguirán, porque la fe no tiene que ser grande sino verdadera, el tamaño no importa si esta es cierta puesto que Dios no ve lo grande de nuestra fe, sino lo segura que sea.

La fe no es ceguera irracional, sino visión lúcida; no es evasión, sino cercanía; no es pasividad, sino confianza. Cuando solamente se ven a nuestro alrededor cosas limitadas, caducas y naturales, ¿se puede creer en lo infinito, en lo eterno, en lo sobrenatural? La fe no es un sentimiento, sino una actitud de todo el ser. El principal enemigo de la fe es la complacencia en el conocimiento, en la curiosidad y la crítica. La fe germina por sí sola con la gracia de Dios cuando no se lo impedimos

Creer es saber leer la historia según la óptica de Dios. Creer es recibir una fuerza de vida para que la fe sea apertura a la irrupción de Dios que transforma la vida. Creer es superar una religión economicista que se basa en contraer méritos. Creer es trabajar con empeño y humildad a favor del Reino. Creer es conquistar la serenidad y la infancia del Espíritu.

Por Humberto Fernandez 

No hay comentarios: