jueves, 18 de febrero de 2016

Cuaresma y Misericordia




Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, Arzobispo Emérito de Santiago

El mensaje que el Papa nos ha enviado en el tiempo de la Cuaresma, es un mensaje que siempre toca tópicos que nos ayudan a la realidad. Sean católicos los que lo vean o lo escuchen o no sean católicos, son mensajes en realidad que contienen una dimensión o unas ofertas para la vida a nivel universal.
Este año, el Papa va a poner, en la dinámica que él mismo se ha impuesto, de que sea un año dedicado a la misericordia. En Cuaresma nos invitará a la misericordia y nos invitará a realizar obras de misericordia, esas obras de misericordia que siempre se tienen en la Cuaresma, que nos invitan a pensar en los pobres, a compartir los bienes que tenemos, a visitar a los presos, a todo aquel que está necesitado.
La Cuaresma en realidad es una invitación a todo ser humano, a volver su mirada a los demás y a convertir el corazón, a cambiar las actitudes; convertirse, no solamente es convertirse a Dios, es también convertirse a los hermanos. El amor a Dios comienza por el amor a los hermanos.
Dios es misericordioso y nos pide a nosotros que también seamos misericordiosos como Él es misericordioso.
La Cuaresma es un tiempo muy oportuno para recordar la misericordia de Dios en los seres humanos y la misericordia de los seres humanos con los otros seres humanos.

No hay comentarios: